Viviendo sin déficit de naturaleza

Sin déficit de naturaleza
Hace unos días llegó  a través de un Blog Amigo esta frase "Trastorno por déficit de Naturaleza"
"El Síndrome de déficit de la Naturaleza (DDN) no es un diagnóstico oficial, sino un modo de ver el problema, y describir los costos humanos de la alienación de la naturaleza, entre ellos: uso disminuido de los sentidos, dificultades de atención , y tasas más elevadas de enfermedades físicas y emocionales. El trastorno puede ser detectado en los individuos, las familias y las comunidades. "
— Richard Louv, Last Child in the Woods 2005

Natalia Trenchi nos dice :Los síntomas del “déficit de Naturaleza” son la consecuencia que sobre el desarrollo tiene el alejamiento de la vida natural. Estos son algunos de ellos:
Debilidad motora y emocional, disminución del uso de los sentidos, falta de constancia, propensión al aburrimiento, etc.

Tuve la bendición en mi niñez  de tener un jardín en la parte trasera de mi casa con muchas plantas de maíz, papaya, tomate, un árbol que le decían "Obero", pencas y más, causa gracia cuando comentó que de niña jugaba con las plantas, las mazorcas de maíz eran mis muñecas y de sus pelos o barbas hacia muchos peinados los cuales amarraba con pedazos de césped, las hojas eran los príncipes y las flores hermosas muchachas con bellos vestidos, cada vez que visitaba la casa de la abuela mi lugar favorito era el jardín -lástima que siempre me pedían que saliera para no malograr las plantas- :( 

También recuerdo que cuando era niña tenía que caminar casi dos cuadras de arena para llegar al mar, sentir la arena caliente después de un chapuzón era muy confortable :) 

Hoy por la erosión costera sólo tenemos piedras que impiden el ingreso del mar a las casas vecinas :( pero a pesar de la oposición seguimos viendo el lado positivo de las cosas:)
Bryan con su papito lanzando piedras al mar:) justo antes del ocaso
Cuando conocí a Richard (mi esposo) este ganó muchos puntos extras :) al invitarme a conocer su "Tierra, su Rioja" conocer la selva es mágico, todo es verde, se respira paz, pureza, se oye dulzura en el canto de las aves, se ve armonía y trabajo al ver a todas esas hormigas cargando pedazos de hojas, y que decir de la lluvia y los truenos, ver los cerros cubiertos de una alfombra verde con copos de algodón (nubes) muy blancos es hermoso, sentir el agua fría de los ríos y ver sus nacientes es increíble. 
Cuando Richard habla de su niñez recuerda cosas muy lindas: Desde aprender a nadar en un río, hasta trepar a un árbol para coger sabrosas pomarosas , en lugar de plastilina tuvo arcilla sacada de su misma fuente, cortar carrizos para hacer su cometa, dormir hasta tarde con la lluvia como fondo musical y deslizarse por los ríos en un bote inflable...
Al lado del río Negro
Debido a estas experiencias hemos decidido que nuestro pequeño Bryan  viva "Sin déficit de Naturaleza", que el barro, arena, árboles, agua, naturaleza ... nunca estén lejos de él.
Haciendo torres de con arena húmeda
Encontré estas líneas en internet: 
«Hasta hace 30 años, los niños jugaban entre los árboles o en el campo. Los niños de hoy ya no pueden tener los pies llenos de barro, correr hasta horizontes lejanos, colgarse de un árbol o recrear mundos con lo que hay disponible en la naturaleza. En sólo dos generaciones, la infancia ha perdido su legado más preciado: el juego que se inventó hace decenas de miles de años

En los ambientes controlados no hay verdadera experimentación. Aunque precisamente el riesgo es lo que los padres desean evitar, es lo que más nos enseña y estimula la creatividad cuando se trata de encontrar soluciones» Richard Louv


Cuando un niño esta en contacto con la naturaleza aprende de manera "NATURAL"

 Bryan aprendió nociones: Grueso-delgado al abrazar árboles, tonalidades de verde al observar las plantas y algo muy interesante fue darse cuenta  que no todas las hojas  son verdes, aprendió texturas tocando cortezas, aprendió a trepar árboles, desarrolló equilibrio y fuerza en sus brazos, y más.








Llenando agua de lluvia :)

Para Bryan jugar con agua y arena
es estar súper concentrado por más de una hora, cuando lo miro trato de imaginar qué piensa,  es muy interesante verlo así, el agua lo tranquiliza, la tierra lo anima.
En casa siempre tengo a la mano una tina con envases, embudos, regaderas, botellas etc, le encanta trasvasar el agua de un recipiente a otro.



Bryan jugando en la canaleta.
Pienso que todos necesitamos estar en contacto con la naturaleza y más aún aquellas personas adultos o niños que viven gran parte del día rodeados de estructuras y tecnología
En Rioja- San Martín "La lluvia" fue parte de nuestras nuestras conversaciones diarias.

El síndrome de “déficit de naturaleza” puede prevenirse y tiene cura. Para ello no es necesario mudarse al campo ni renunciar a la electricidad. Sólo es necesario estar atento y conectado a toda la naturaleza que nos rodea aún en la ciudad, a sus leyes y disfrutes. Aprender a mirar el cielo, a escuchar los sonidos de nuestro entorno, a percibir los diferentes escenarios de las estaciones. Exponer a nuestros niños a todos los estímulos naturales que sea posible y razonable además de los estímulos tecnológicos e intelectuales de nuestra época, los ayudará a crecer más sanos, más conscientes de sí mismos y del mundo que los rodea.

Aquí en Trujillo tenemos un gran jardín Botánico, con ingreso libre y mucho espacio para contemplar la naturaleza,este lugar es mágico cuando estas dentro no crees que estas rodeado de edificios y avenidas :)

Bryan y su amiguita Sharly explorando en el césped-Jardín Botánico
Nuestra revolución pacífica "Homeschooling" debe contribuir a que nuestro seres queridos tengan el mayor contacto posible con la Naturaleza, tenemos que cambiar esta tendencia  negativa DDN con el lema:

"Viviendo sin déficit de naturaleza"