Estudio por unidades temáticas- Hans Ruegg


Como familia hemos encontrado muchas ventajas en el estudio por unidades temáticas, como lo sugieren Raymond y Dorothy Moore. 
La enseñanza tradicional se centra en "materias" desconectadas entre sí (matemática, lenguaje, geografía, biología, ...). Una unidad temática, en cambio, se centra en un tema del interés de los niños, conecta conocimientos y habilidades de las "materias" más diversas, y puede durar tanto tiempo como dure el interés de los niños - desde unos cuantos días hasta varias semanas o meses.

Los temas pueden surgir de los sucesos de la vida diaria, o de las sugerencias de los niños, o de una información interesante que alguien encuentra, etc. 
Por ejemplo, los niños escuchan la noticia de que se está planeando enviar una nave tripulada a Marte. Entonces empiezan a hacer preguntas: 
"¿Cuánto tiempo dura un viaje a Marte?" - "¿Qué comerán durante el viaje?" - "¿Qué combustible usa una nave espacial?" - etc. Esta sería una buena ocasión para comenzar con una unidad temática acerca de la astronáutica y el sistema solar. 
  1. Se puede buscar información acerca de todo lo que los niños preguntan y escribir un reporte sobre ello. (Si los niños ya son un poco más grandes, ellos mismos pueden buscar la información.) 
  2. Se pueden averiguar los tamaños y las distancias de los planetas del sistema solar y hacer un dibujo, o incluso construir un modelo a escala. (Los niños se impresionarán con lo grande que son las distancias entre los planetas, en comparación con su tamaño.) 
  3. Se puede averiguar qué dice la Biblia acerca del sol, la luna, los planetas y las estrellas. 
  4. Se puede leer sobre la historia de la astronáutica, y sobre las vidas de los primeros astronautas.
  5. Con un juego de construcción se puede construir un modelo de una nave espacial.
  6. Se pueden averiguar las posiciones actuales de los planetas en el cielo nocturno (p.ej. con la ayuda de un software de astronomía), buscarlos, y observar sus movimientos durante unas semanas. Quizás se da la posibilidad de visitar un planetario o un observatorio astronómico.

De esta manera se unen conceptos de las "materias" de lenguaje, historia, astronomía, Biblia, física, matemática, computación, arte, y otros más, centrados en un tema que interesa a los niños, y como cristianos lo podemos investigar desde una perspectiva cristiana. El propio interés de los niños los motiva a estudiar; y ellos adquieren conocimientos relacionados unos con otros, no separados en "materias" aisladas.

Esta forma de estudios es más apropiada para familias que están libres de las presiones de un plan de enseñanza predefinido y de un horario rígido. Requiere flexibilidad en adaptar el programa a los intereses y temas que surgen, y buscar informaciones y materiales correspondientes. La gran ventaja es que los niños son más motivados, y su aprendizaje es más profundo y duradero. A medida que crecen los niños, adquieren también la capacidad de buscar y encontrar por sí mismos las informaciones que necesitan.


Una experiencia propia: Una unidad temática sobre David Livingstone

Daré un ejemplo de lo que puede suceder al aventurarse a una unidad temática. Este es un ejemplo auténtico de los estudios de nuestros propios hijos.Como muchos proyectos educativos, éste comenzó de manera bastante improvisada. Nuestros hijos tenían un juego de computadora que se llamaba "Livingstone" - un juego bastante tonto de un hombrecito que corre por la selva y tiene que defenderse contra animales salvajes, tirándoles piedras.

Pero era uno de los muy pocos juegos que funcionaban en la vieja computadora con pantalla en blanco y negro que nuestros hijos usaban de vez en cuando para jugar. Yo pregunté a los niños si ellos sabían quien era Livingstone. Ellos no lo sabían (¿cómo lo iban a saber?). Entonces comencé a contarles acerca de este gran explorador, y ellos desearon saber más. Mi hijo menor se alegró cuando se enteró de que Livingstone había sido médico, porque él también deseaba ser médico.

Encontramos una biografía corta de David Livingstone y comenzamos a leerla. ¿Cómo se le ocurrió ir a Africa? - Fue por causa de los relatos del misionero Roberto Moffat. El contó de los muchos pueblos africanos donde todavía nadie había escuchado de Jesús. Livingstone fue impulsado por el amor de Jesús hacia las personas que no conocían a Dios. Aparte de esto, Livingstone hizo también muchos descubrimientos geográficos y naturales y se hizo famoso por ello - pero en sus propios ojos, estos eran solamente productos marginales de su llamado misionero.

Así comenzamos a hablar sobre el tema de las misiones, y leímos acerca de los viajes misioneros de Pablo.
También quisimos saber por dónde había viajado Livingstone. Entonces buscamos en un mapa de Africa los lugares que él había descubierto, dibujamos un mapa en el cuaderno y trazamos las rutas de los viajes de Livingstone.
En la internet pudimos también encontrar fotos de aquellos lugares. - En este punto nuestros hijos ya estaban tan interesados en el proyecto que empezaron a olvidarse del juego de computadora.
Puesto que Livingstone era médico, se interesaron también en el trabajo de un médico. Aprendieron a desinfectar heridas y a poner vendas sencillas.

Y entonces estábamos listos para meternos en los zapatos de Livingstone, emprendiendo nuestra propia expedición. Puesto que él había explorado el río Zambesi, nosotros nos pusimos a explorar un río cerca de donde vivíamos. Caminamos por unas dos horas a lo largo de la orilla del río, observando los animales y las plantas. Uno de nuestros hijos hizo dibujos, y el otro escribió unas descripciones breves. Al mismo tiempo practicamos el uso de una brújula: Medimos continuamente la dirección de la orilla, y así dibujamos un mapa sencillo de nuestra ruta y del río.

El tema "Mapas" dio también lugar a la matemática: Aprendimos a medir distancias en un mapa y a calcular las distancias reales; y a medir distancias reales y dibujar un mapa o plano a escala.
Después empezamos a investigar adónde se iba el agua de este río. Como muchos ríos del Perú, se trataba de un tributario del Amazonas. En un mapa del Perú seguimos el río hasta el Amazonas, e investigamos un poco acerca de la geografía de la Amazonía.
Por fin hicimos una segunda expedición, esta vez más larga: Viajamos río arriba hasta encontrar el lugar donde nacía el río. Fue un lugar muy alto en los Andes donde encontramos unas cataratas congeladas. Esto dio lugar a otras preguntas: ¿Cómo se forma el hielo? ¿Por qué el clima es más frío en la altura? Etc...
Así Livingstone nos animó a estudiar historia, geografía de Africa y del Perú, la Biblia, medicina, biología, dibujo, lenguaje, matemática, geometría ... y además tuvimos ejercicio físico y pasamos unas aventuras inolvidables.